Archivo de la etiqueta: Historia

Los perros en la conquista de América

becerrilloDurante siglos hemos asimilado en España que el descubrimiento y posterior conquista de América fue un proceso lleno de nobleza, con alguna historia vergonzosa, calificada muchas veces como anécdota, casi siempre provocadas por los indios.  En este texto vamos a analizar uno de los aspectos más infames de la conquista de América, algo que en España no se estudia mucho y que nos llena de vergüenza a más de uno.

 

Este episodio vergonzoso tiene que ver con el uso de perros en la conquista de América. Antes de nada, debemos dejar claro que el uso de los perros en la batalla lo encontramos desde la Edad Antigua y se popularizó a lo largo de la Edad Media. La importancia del uso de perros en la conquista no se encontraba únicamente en la capacidad de daño que eran capaces de infligir, sino también en el daño psicológico que insuflaba.

 

Para los americanos, el uso de los perros en la conquista de América es un tema tabú, ya que para muchos de ellos resulta vergonzoso admitir que perdieron la batalla contra los conquistadores a manos de unos perros, que ante todo, les causaba pánico. Antes de la llegada de los españoles al nuevo mundo, existían tres tipos de perros en América: el perro esquimal, el perro de las praderas y los gozques, que eran unos perros pequeños y que no tenían la capacidad de ladrar. Aquí es donde entra en juego el factor psicológico, ya que hay que pensar que para los americanos, un perro  era un animal de compañía o en su defecto un animal que se criaba con fines alimenticios.La mayoría de los perros que llevaron los españoles a América eran de razas de las que hoy designaríamos como peligrosas, razas como el Alano Español, un perro de presa que podía alcanzar los 40 kilos, más o menos el peso medio de un indígena americano.

 

Los españoles emplearon varias razas para ayudarse en la conquista. Se emplearon alanos, galgos, mastines y sabuesos, teniendo cada uno una labor muy determinada. Los sabuesos españoles llegaron a tal expecialización que eran capaces de distinguir el olor de los españoles, los indios colaboradores y los indios rebeldes. También se usaban perros para proteger a los enfermos y heridos que se quedaban en la retaguardia. Los canes también sirvieron a los españoles a la hora de conseguir comida, ya que ayudaban a la caza de diferentes animales como osos hormigueros e incluso jaguares. En momentos de gran hambruna, los propios perros servían de alimento para los colonizadores.

 

Por desgracia, el uso más habitual y vergonzoso de los perros en la conquista de América fue el de represión. La Corona dio vía libre a los exploradores españoles para el uso represivo de los perros.

 

Muchas veces se ha planteado la hipótesis de que sucedería si unos extraterrestres nos visitara y el increíble shock cultural que supondría para la gente de la tierra. En mi opinión eso mismo sucedió en la conquista americana, ya que los españoles tenían barba, ellos no; usaban caballos, ellos no conocían ese animal; usaban armaduras y armas de fuego, ellos desconocían esas armas y por último tenían unos animales que distaban mucho de los que ellos tenían: los perros.

 

 “… los amerindios, bajo la “torva mirada y los inauditos ladridos de los perros”, quedaban totalmente aterrorizados y desconcertados.”

 

Estos perros llevaban unos collares de hierro punzantes además de protección en el cuerpo para poder repeler las flechas. Como hemos dicho anteriormente, hay que pensar que estos perros tenían el peso de un nativo adulto, por lo que no era de extrañar que los perros españoles literalmente destrozaran a los indios. Los dueños de estos perros, para atemorizar a los indígenas, no dudaban en alimentarlos con niños

 

“… yendo cierto español con sus perros a caza de venados o de conejos, un día, no hallando que cazar, parecióle que tenían hambre los perros, y toma un muchacho chiquito a su madre, y, con un puñal córtale a tarazones los brazos y las piernas, dando a cada perro su parte, y después de comidos aquellos tarazones, échales todo el cuerpecito en el suelo a todos juntos”

 

Fray Bartalomé de las Casas

 

Las mayores brutalidades se cometieron en el Caribe, provocando muchas veces rebeliones. Estas rebeliones venían precedidas muchas veces por “perreas”, que no era otra cosa que dar vía libre a los perros para mostrar toda su fiereza con los pueblos que se habían sublevado o que mantenían una actitud rebelde frente a los españoles. No sólo los indígenas fueron los “aperreados”, sino que también fueron empleados contra los esclavos traídos de África.

perros indios

 

Finalizada la conquista, comenzó a caer en deshuso los perros como elemento beligerante, ya que ahora lo que se buscaba era colonizar. Los perros comenzaron a escaparse, multiplicándose y conviritiéndose en un quebradero de cabeza para los españoles.

Para finalizar, una curiosidad: los perros terminaron convirtiéndose en grandes aliados de los indígenas, ya que fueron usados como defensa y como unos eficaces ayudantes a la hora de cazar, está claro, en este triste episodio,  quiénes eran los animales.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Español, Historia

Ranavalona I: “La reina más loca de la historia”

ranavalona

La “Moderna Mesalina”, la “Bloody Mary de Madagascar” o la “Calígula femenina” fueron varios de los nombres recibidos por Ranavalona I por los historiadores que han analizado su reinado al frente de Madagascar.

Hacia finales del siglo XVIII, el territorio de la isla aparecía dividido en cierto número de reinos. En el centro existían los reinos Betsileo e Imerina. Este último fue el que tomó la iniciativa de la unificación política de Madagascar. El artífice fue Andrianampoinimerina, que fue proclamado rey de Ambohimanga en 1787. Trasladó la capital a Tananarive. El rey decidió adoptar la hija de la tribu, Ranavalona, llevándola a la corte como una posible esposa para su hijo, el príncipe Radama. Pronto Ranavalona se convirtió en la primera de las 12 esposas del príncipe Radama. El rey Andrianampoinimerina creía que había que aprender de Occidente, ya que esto ayudaría a su país. Siendo ya rey, Radama, decidió permitir la entrada de extranjeros, sobre todo misioneros británicos, que comenzaron una rápida evangelización de la isla, hay que recordar el gran valor geoestratégico de la isla y que esta es la quinta isla más grande del mundo. No todo el mundo vio esa aculturación positiva, horrorizando a Ranavalona, ya que amenazaba el culto ancestral de los dioses malgaches.

El rey Radama murió después de una larga enfermedad, ascendiendo al trono Ranavalona, quien consiguió el apoyo de sus seguidores, extendiendo el rumor de que era una diosa que estaba destinada a regir el destino de la Madagascar.

Ranavalona decidió suspender los acuerdos con Francia e Inglaterra y prohibió el cristianismo, pasando a ser perseguido a no ser que renunciaran a la fe cristiana. Para convencer de que abjuraran de su fe, Ranavalona puso en práctica una serie de medidas, como torturas, arrojar a los cristianos desde los acantilados, cocerlos en agua o decapitarlos si al final no se retractaban. Decidió volver a instaurar el “Juicio de Dios”, a través del cual, se le obligaba beber al acusado una serie de venenos y si al final sobrevivían es que eran inocentes.

Tanto británicos como franceses, intentaron desalojar a Ranavalona, pero los intentos fueron en vano, lo que potenció la imagen de Diosa que tenía ante su temeroso pueblo. Después de un intento de invasión repelido, Ranavalona decidió clavar las cabezas de europeos en picas y las alineó en la playa, con la idea de que sus posibles invasores recibieran el aviso. Finalmente los países europeos decidieron volver sus miradas hacia países que tuviesen dirigentes más equilibrados y que fuesen más fáciles de conquistar.

 Una vez eliminada la amenaza exterior, volcó sus miradas hacia su pueblo. Para revitalizar la economía de su país Ranavalona no dudó en vender a sus propios súbditos como esclavos. Se estima que Ranavalona eliminó a más de 150.000 personas.

Finalmente Ranavalona murió plácidamente en su cama a los 79 años en 1861, habiendo sobrevivido a un golpe de estado auspiciado por su propio hijo.

2 comentarios

Archivado bajo Español, Historia

El Reino de Murcia del Rey Lobo

Vamos a viajar al pasado, a un pasado esplendoroso de Murcia, para ello debemos poner nuestra vista en el siglo XII. Es en esta centuria cuando encontramos a Muhammad Ibn Mardanis, conocido por los cristianos como el Rey Lobo.

Ibn Murdanis fue nombrado rey de Murcia y fue durante su reinado cuando Murcia alcanza su mayor esplendor, siendo un reino importante en Europa. La base de este crecimiento se encuentra en la agricultura, que creció después de la remodelación hidrográfica de la huerta murciana.

El ascenso de Ibn Murdanis se produjo en una época convulsa, época de los almohades, secta religiosa del sur de Marruecos y que criticaban el desahogo moral en el que se vivía en la península. Ibn Murdanis hizo frente al avance de los almohades gracias a unos pactos con los reyes cristianos, pactos en los que se pagaban tributos a los reyes cristianos, dando lugar a un largo período de paz que ayudó al fortalecimiento
del Reino de Murcia y su crecimiento económico y político.

reinoEl Reino de Murcia llegó a amenazar Córdoba y se acercó a Sevilla. Como curiosidad, habría que destacar que el “Rey Lobo” fue un protegido de la Corona de Castilla. Durante el reinado del rey Lobo, Murcia logra un esplendor inmenso, tanto que su moneda se convierte en referente en toda Europa. La artesanía y la cerámica murciana se exportaba a las repúblicas italianas. Todas estas operaciones comerciales las realizaban con el “Dinar de Oro”, siendo este acuñado en Murcia, es decir, el Reino de Murcia dispuso de su propia moneda para comerciar con Europa.

A todo esto hay que añadir los numerosos lugares de ocio y cultura que se crearon como guinda de esta esplendorosa etapa del emirato murciano, que fue capital de Al- Andalus durante un tiempo. Aproximadamente en esta época aparece en Murcia el cultivo de la seda.

dinar de oro

Dinar de oro del Reino de Murcia

La ciudad de Murcia (Mursiya) creció hasta el punto que la ciudad tuvo que extender sus murallas, creándose fuera de ellas el arrabal de la Arrixaca. Durante esta época se crearon nuevas fortalezas defensivas creándose un alcázar (actual Los Alcázares), así como en Blanca y Valle del Ricote.

Finalmente el Reino de Murcia cayó a manos de los almohades, quienes aprovecharon la muerte del Rey Lobo para terminar apoderándose del mismo por medio de Yusuf I, quien, apoyado por tropas del norte de África terminó por someter al Reino de Murcia.

Deja un comentario

Archivado bajo Español

Algezares: su basílica y la desaparecida ciudad de “Ello”

Español: Basas de la basílica paleocristiana d...

Español: Basas de la basílica paleocristiana de Algezares en Murcia (España). (Photo credit: Wikipedia)

 

En esta entrada vamos a hablar acerca de una pequeña localidad murciana llamada Algezares. Se trata de una pequeña localidad a unos escasos cinco kilómetros de Murcia de apenas 6000 habitantes. Para muchos murcianos, Algezares no pasa de ser ese pueblo que se encuentra en la falda del monte y que se atraviesa en la La Romería todos los segundos martes de septiembre. Lo que muchos murcianos desconocen es que en Algezares encontramos restos arqueológicos que se remontan dos milenios, encontrándose los yacimientos cerca de donde podíamos encontrar manantiales de agua, como pueda ser el de La Fuensanta.

 

El nombre de Algezares tiene un origen musulmán, “Al Jezar”, nombre que hace referencia al yeso, ya que es una tierra rica en canteras de yeso. Estas canteras de yeso fueron importantes hasta las desamortizaciones del siglo XIX.

 

El principal resto arqueológico de la zona es la Basílica Paleocristiana, sita en el Llano del Olivar, de estilo visigodo y que es del siglo VI, para dar más perspectiva a este dato hay que tener en cuenta que Murcia se fundó en el siglo IX. Esta basílica es del período de transición entre la época tardorromana y la ocupación musulmana. Para algunos historiadores, como Gómez Moreno, Algezares sería Ello, una de las ciudades que formaron parte del pacto de Teodomiro en el 713. Ya en el siglo IV, según los restos encontrados, nos encontramos con una población importante. El historiador Robert Pocklington indica que la población de Algezares debió ser trasladada a la que hoy es la capital de la Región de Murcia tras la fundación de esta en el siglo IX.

 

“Ello” sería una de esas ciudades que firmaron el Pacto de Teodomiro, esta ciudad perdió importancia cuando se fundó la ciudad de Murcia en el año 825, lo que terminó suponiendo su desaparición, ya que entre otras cosas, era un centro de revueltas tribales. La localización de “Ello” no es tan sencilla como parece, ya que muchos investigadores ubican “Ello” en Ojós, Cieza o Albacete.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Español, Historia